Entradas

DON JUAN TENORIO

Imagen

Un sueño ha venido a visitarme

Imagen

San Blas y Santa Águeda

Ni siquiera sé como empezar este artículo...porque no sería la primera vez ni la última en que las palabras fallan, porque se convierten en máscaras tras las que ocultar lo que somos: nuestras inquietudes, nuestros miedos... todo lo que quisimos ser y nunca fuimos. Máscaras entre las brumas, que caen desde los tejados, dejando allí en lo alto los nidos de unas cigüeñas que nunca emigran, que ya no llegan, porque no desean volar, porque han olvidado sus sueños vestidas de carnaval.Lo cierto, es que con tal frecuencia disfrazamos nuestras esperanzas, nuestras ilusiones..., probablemente más de las que somos conscientes.  Nos engañamos tantas veces a lo largo del día. Así llegan compromisos a los que no supimos negarnos, alabanzas que sonaban a excusa, olvidos y quebraderos de cabeza que intentamos esconder bajo el ala rota de las vanidades.No somos nada, y si somos puede que todo sea solo la fugaz apariencia de un desfile carnavalesco en donde emulamos nuestros recuerdos infantiles: es…

CARICATURA DE UN DESASTRE

Words, words, words.William ShakespeareMientras avanzaba por el pasillo central de aquel pequeño teatro de pueblo, recordaba las arenas del desierto que hacía tan solo tres semanas había dejado atrás, las casas derruidas y la angustia en los ojos de las víctimas de la Guerra del Golfo. Lo cierto era que a mis cuarenta y cinco años había visto todo tipo de atrocidades. Por eso, la nueva escena que presenciaba era, para mí, tan solo una caricatura del desastre. Ni muertos ni heridos. En los alrededores solo había un par de jovencitas desmayadas, unos cuantos padres desquiciados y unas cuántas madres histéricas, familiares que se habían acercado preocupados por sus hijos, Hamlet y un grupo de actores peluca en mano, Cruz Roja, los bomberos, el detenido, la policía acordonando la zona... Fui el primer periodista en llegar, el primero en colarme dentro, el primero en pasearme entre las filas abandonadas de los asientos. Estaba de vacaciones y me había dejado convencer para cubrir aquella n…

Tiempo de mudanza

Imagen
No sé que puedo perder. Es tarde. Me gustaría creer en cuentos de hadas, en mágicas historias con final feliz, pero no puedo. No quiero ver la luna más allá de los cristales de esta estancia, ya vacía. Los muebles, los objetos personales, todos los recuerdos que quise llevar conmigo... Es tiempo de mudanza y el camino se abre lentamente, y todo se hace más pesado. Por eso, siento la pereza de quién anhela detener cada instante y contemplar la belleza de estas calles torcidas, los tejados sombríos, las chimeneas humeantes...Sé, sin embargo, que los cambios nunca son en balde, que el futuro trae su brizna de aire fresco y que, así, al respirar, una inmensa alegría va poco a poco dejando atrás la nostalgia. Y, supongo que la vida continúa más allá de esos segundos efímeros (eternos a la vez), de este antiguo espacio, aunque yo no pueda evitar perderme en los detalles de los embalajes, en las tazas de café a medio envolver sobre la encimera. Es tan difícil recibir con los brazos abiertos …

MIENTRAS LA PIEL NO ENCUENTRA SU MOMENTO

Imagen
Cae la lluvia como si fuera un desafío.Como si solo hubiera penumbray no pudiéramos recordar el rumbo enardecidode las olas.Como si no hubiera más sueños que el agua mojada.Pero la tierraarde en sus entrañasy no podemos dejar pasarla oportunidad de recuperar los vallesque perdimos,las montañas que erosionamoslos bosques que talamoslas aguas que contaminamos.Por querer ser aire,por querer ser los dioses que adoramos,en las noches ancestrales,por querer ser los soles que se alejan en el aire,por querer aprehender la muerte reflejada en nuestros labios,atrapada en los caucesborrados de la vida.Y es ahora cuando mejorpodemos batir las alas en la arena.Pues las dunas me recuerdan…Nos recuerdan…Las batallas que perdimos,las soledades que ganamos.Su imagen va girando lenta.Se acuna entre las olas,como una rueda de la fortunapintada al óleo,girando en mitad de esta guerra,cayendo sobre los plásticos derrotados